viernes, septiembre 13, 2013

DECÍAMOS AYER

Esta foto tal vez me habrá valido el verme dado de baja de la blogosfera de Periodista Digital. Hay ciertos momentos no obstante de la vida de los individuos y de los pueblos donde no caben ya tergiversaciones ni medias tintas ni dejarse llevar de los complejos
Han pasado casi cinco años desde que deserté este blog, para dar inicio a otro nuevo, en Periodista Digital ("Las crónicas de Juan Fernández Krohn"), que se habrán sucedido todo este tiempo prácticamente a diario, sin interrupción, hasta ayer precisamente que se produjo el cierre del blog por decisión de la dirección de Periodista Digital y de su blogosfera. Por motivos sin duda comprensibles y sobre los que no voy a abundar ahora aquí, pero que no dejan de tener relación estrecha con la libertad de expresión. Hoy precisamente hubiera alcanzado en mi contador la cifra del medio millón de visitas.

En todo este tiempo publiqué en Periodista Digital -en el marco de una colaboración puramente benévola- cerca de cuatro mil artículos sobre temas de actualidad, y cerca de trescientos poemas. Me consta por mi contador que el área de difusión de mis crónicas se extendía además de al conjunto de la geografía española? a otros países europeos, en particular Francia, Bélgica e Inglaterra, pero también a muchos otros dentro del ámbito de la UE y también fuera de ella (Rusia por ejemplo) Y del otro lado del Atlántico, mis crónicas se leían a diario en el conjunto de los países hispánicos en particular en los de mayor importancia demográfica, Méjico, Argentina, Colombia, Venezuela, Chile y Perú y también en el Brasil, pero además -con gran destaque- en territorio de los Estados Unidos, un poco por todas partes allí, sin distinción de zonas geográficas ni lingüísticas, tanto en el Sur hispánico como en Norte y el Middle West, en la Costa Este como en la del Oeste.

No cejo de todas formas en el empeño -absolutamente desinteresado- de escritura y de difusión de ideas que me habrán guiado hasta ahora, y sin desesperar en volver a encontrar una tribuna tan potente como era la que se me brindó hasta hoy, reanudo con toda normalidad mis crónicas en este blog a partir de hoy, a un ritmo a diario como hasta ahora. Y para comenzar incluyo en esta primera crónica el texto de la última que publiqué, ayer, en Periodista Digital en relación con los incidentes sucedidos antes de ayer, fiesta de la Diada catalana, en la delegación de la Generalitat catalana en Madrid, y de la que me siento en el derecho a pensar que pueda haber influido de una manera u otra en la decisión del cierre de mi (segundo) blog


MEDIO MILLÓN DE VISITAS EN PERIODISTA DIGITAL
(Detalle de mi contador ayer en el momento del cierre. La útima de las cifras indicadas corresponde al total de visitas registradas -descontando errores por defecto habituales y más que evidentes en el cómputo- desde el inicio del blog, en octubre del 2008)

New Feature: Paid Traffic
Bienvenue sur StatCounter, étudiez vos statistiques dès à présent !
Your site's traffic is now being tracked. You are currently logged in, and can login in the future using the username jmafer.
This page lists your projects (you only have one at the moment). Visit Juan Fernandez Krohn to explore the detailed analysis options for your first project, or go to Add Project to add tracking to another website.
09:09:36 13 September 2013
Pages vues | Visites
Add Another Project
Aujourd'hui Hier Ce mois-ci Total Paramètres
Juan Fernandez Krohn 0 398 6,090 499,521 Configurer
1 project

La bandera de los primitivos condados catalanes de la Marca Hispánica lo fue la Cruz Templaria (roja en fondo blanco) Y la señera no vendría más que a consagrar -en pleno declive del ideal de la Cruzada- el triunfo de la burguesía urbana de Barcelona (de nuestros culpas y pecados)

INCIDENTES AYER EN LA DELEGACIÓN DE LA GENERALITAT EN MADRID ("...y recogerás tempestades")

(PERIODISTA DIGITAL 12 SEPTIEMBRE 2013)

"Vox pueri vox dei", reza el latín medieval. Lo que se podría aplicar también a almas cándidas que se pronuncian (inocentemente) desde fuera sobre un asunto que levanta pasiones volcánicas en cambio entre los que lo viven (y sufren) por dentro. Como lo es el conflicto endémico siempre latente -y amenazando de un tiempo a esta parte hacer eclosión violenta- de tipo lingüístico en e l mediterráneo español catalano parlante (o asimilado), y en particular en Cataluña Y como es y sin duda lo seguirá siendo (salvo un milagro) hasta el final de los siglos, la guerra civil española.

Es la reflexión que me venia a la mente ante el dialogo de lo más animado que se entabló hace ya unos años entre el profesos y una de los asistentes y la respuesta de una de ellas, una joven belga si antecedentes españoles ningunos cabe puntualizar de inmediato- en una clase -taller ("atelier) de traducción le llamaba en francés)- en el marco de un curso de traducción literaria español francés que seguí en Bruselas y que los sábados se veían reservadas a la traducción al francés de textos del español contemporáneo, en los que se privilegiaban claramente tanto los autores del boom latino/ché -hispanoamericanos- de la década de los sesenta y sus descendientes literarios e ideológicos o espirituales, como los ciento ochenta autores (léase habas contadas) -que hubiera dicho Umbral (aunque un poco menos) - de lo que se puede llamar literatura recuperacionista sobre la memoria de los vencidos de la guerra civil española que alcanzaría su auge en los años de la era Zapatero, hacia el final de la cual fue precisamente cuando se sitúa esta escena no poco elocuente a pesar de lo anecdótica.

Y fue que tratando de involucrar a sus alumnos mentalmente -y sin duda ideológicamente también- en lo que decía, el profesor que nos daba la clase aquella, joven aún, francés de ascendencia griega, e impartiendo enseñanza en Grenoble entonces desde donde venía expresamente a darnos clase de vez en cuando en Bruselas en viaje de ida y vuelta, y que no se embarazó en modo alguno desde la primera toma de contacto de mostrar patita blanca (como los franceses dicen) de sus preferencias y opciones ideológicas, sobre todo en materia de guerra civil española, nos planteó a los asistentes a su clase el por qué -a nuestro juicio- del encarnizamiento y empecinamiento que muestra Franco en el texto que nos había propuesto traducir -uno de los capítulos de una obra de autor español de carácter ucrónico y satírico (y militante) sobre el anterior jefe de estado- en llevar al paredón de fusilamiento uno de los condenados a muerte en una de las sentencias que su secretario le somete a firma en su despacho -en una escena análoga a la queda inicio la leyenda del César Visionario (de fecha aparición más temprana)- un anarquista valenciano, de la FAI, Salvador Hidalgo Hidalgo, "Savoret" (diminutivo de Salvador en catalán/valenciano) como le llamaban sus paisanos y camaradas.

Y así fue como surgió la respuesta cándida -cual paloma blanca- de mi compañera de clase, apolítica sin la menor duda, y que dijo, de una forma espontánea y sin segundas de ninguna clase, aquello que dejo sin habla al profesor y creó un silencio enrarecido durante unos instantes en el aula. "Sería porque como como llevaba apellidos españoles (léase castellanos), y se había cambiado al catalán -fue lo que ella respondió- debían considerarle un traidor" Punto. Y la anécdota cobra mucho mas valor de síntoma y de apólogo o moraleja si se tiene en cuenta que el personaje que aquí se evoca de la novela no era mas que el trasunto biográfico de un tío carnal del autor, militante y combatiente de la FAI durante la guerra civil, y nacido en un pueblo de la comarca valenciana (y a pesar de ello, de apellidos, por partida doble, de raíz castellana)

Traidores por partida doble, el anarquismo guerra civilista catalán y valenciano de la FAI (y de la CNT) -que tanto arraigo cobró en Cataluña antes de la guerra y que algunos nostálgicos recalcitrantes e irreductibles siguen reivindicando empecinadamente de modelo o ejemplo (insuperable) de españolismo en Cataluña- a España y también a sus propias raíces castellanas o castellano/hablantes, que era (salvo excepciones) la regla en ellos. Guerra étnica, al pan pan y al vino vino: lo que fue la guerra civil en ciertas regiones españolas. No una guerra de germanos contra bereberes, sino de castellano/parlantes contra otras culturas periféricas, como así fue en el País Vasco, en Cataluña y región valenciana. "La revolución de 1848 -escribió el Innombrable en el "Mein Kampf"- pudo ser en otros sitios una explosión de lucha de clases, en los países de lengua y cultura alemana en cambio fue ya una guerra de razas" Y si se pone pueblo (o lengua, o etnia en lugar de raza, el aserto es -"mutatis mutandis"- de perfecta aplicación a la guerra civil española)

Y con esa prosa suya acidulada y por veces claramente corrosiva resumía Francisco Umbral a la perfección la situación histórica, en uno de los pasajes dedicado a Don Eugenio d'Ors de su "Leyenda del César Visionario", que retrata al escritor barcelonés recogiéndose (solo) de noche en su domicilio del Burgos de la retaguardia, tras una de sus veladas mundano/literarias e "intuyendo lo que podía ser su vida en la España de la Victoria": "la de un parásito de oro en Madrid, y un traidor en Cataluña" (para los catalanes o catalano/parlantes, cabe apostillar de inmediato)

¿He cambiado acaso en mi óptica del problema catalán y de la situación allí las horas que corren? (que ya estoy oyendo replicarme alguno de mis lectores, de los más sagaces) Sin duda, por razón de fuerza mayor, de la evolución y del discurrir de los acontecimientos a los que habremos venido asistiendo dde un tiempo a esta parte, en particular en los dos años y medio transcurridos desde el inicio del dos mil once (año aciago), y en particular en Cataluña. Los castellanos parlantes léase el conjunto de los españoles, tenemos derechos históricos a hacer valer en la situación actual de Cataluña, derechos de conquista -de cuando la guerra civil-...y de reconquista. Porque la Reconquista medieval se llevó adelante en Cataluña y en todo el Levante español bajo la égida del reino de Aragón, y Cataluña fue reconquistada (y rescatada) otra vez -de la anarquía de la dominación extranjera y y de la tiranía lingüística del catalán- al final de la guerra civil española, mayormente por castellano hablantes, pensase lo que pensase en el tema Dionisio Ridruejo (de nuestras culpas y pecados)

Quiere decir que atizando y agitando como lo están haciendo ahora los separatistas el fantasma de la secesión independentista no hacen mas que despertar fatalmente otro espectro que les puede resultar de lo más amedrentador, el de la depuración "étnica" -léase lingüística- entre catalán y castellano parlantes, a modo de reagrupamiento (o repliegue táctico como le dicen en Bélgica)- de todos los que llevan un apellido castellano aunque solo sea en Cataluña

No hay comentarios: